Cambia los puntos suspensivos por un punto final.

by

“La mente crea problemas que no existen, aprende a dominarla. ” – Anónimo 

Toda la vida nos han impuesto a pensar en el mañana; “mañana empiezo” o “mañana término”, dejando inconcluso el hoy.

Nos aterra la idea de decir adiós, aún cuando estamos conscientes que ya lo hemos perdido todo y retener ya no es una opción.

En ocasiones creemos que el destino hará algo por nosotros y lo único que pasa es una vez más la típica frase: “¿Qué hubiera pasado si…?” toca a tu puerta.

Es ahí cuando caen de golpe todas las emociones y esas preguntas que quizá nunca serán contestadas. Pero, ¿por qué quedarnos de esa forma? Tirar la moneda al aire no es la mejor opción porque puede ser que nunca caiga.

Cerrar ciclos y dejar ir también es parte de la vida, es una ley que a veces no es del todo agradable pero a la larga resulta ser lo mejor. Se fiel contigo mismo y cierra esas puertas que aun quedaron abiertas para así poder abrir nuevas.

Date una oportunidad de conocer personas, de viajar, de empezar con esos proyectos con los que tienes tiempo soñando.
Quítate la idea que tu sueños no se cumplirán y que eso es sólo cosa de las películas. Enfócate cada día en hacer algo que te acerque a tu propósito.

No vueles sin antes caminar, ni juzgues sin antes conocer.

Déjate sorprender y desamárrate de esos recuerdos que no te han dejado seguir adelante.

Crece con esas personas que te brindan seguridad y un cariño sincero, a veces quien menos piensas resulta ser tu maestro.
Que no te de miedo empezar de cero, recuerda que las mejores historias comienzan en una página en blanco.

Está en tus manos decidir qué camino tomar y cómo vivirlo. Proponte a pensar las cosas dos veces y no dejes que te gane el impulso. No te conformes con esa historia inconclusa.

 

Que tu meta hoy sea ganarle a tu mejor excusa.

 

 

 

Isabel Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PageLines