¿Te da pena usar lencería sexy?

by

“Una buena chica conoce sus límites, una mujer inteligente
sabe que no tiene ninguno.”
– Marylin Monroe
 

 

¡No eres la única! Casi siempre, ya sea por la educación recibida, prejuicios, imágenes de los medios y otras razones, terminamos dudando de nuestra sensualidad y nos da pena lucir algo provocativo en la intimidad.

 

Estas son las 5 razones más frecuentes por las cuales NO queremos usar algo sexy.

 

    1. Nunca he usado. Bueno, siempre hay una primera vez para todo, ¿no? Lo ideal es empezar con algo sencillo, tal vez un baby doll en color rosa, y  de ahí empezar a probar y conocer las diferentes texturas hasta encontrar el estilo que más vaya con tu personalidad. Como mujeres somos cambiantes, en ocasiones nos sentimos románticas, otras veces apasionadas… elige diferentes modelos que reflejen tu estado de ánimo para usarlos en diferentes ocasiones.
    2. No sé si le vaya a gustar. Si a tu pareja no le gusta, se burla, o te hace sentir mal de usar algo sexy, el problema no es el tipo de atuendo, sino la relación en la que te encuentras; recuerda que en una relación sana debe de existir respeto mutuo. Usar lencería es la envoltura de un regalo que haces sólo para sus ojos. Quien no sepa apreciar algo tan íntimo, no es digno de tenerte como pareja. 
    3. No me siento cómoda. Es normal, pues no estamos acostumbradas a usar prendas con encaje, medias al muslo, liguero y este tipo de ropa sexy que se ve muy linda pero no siempre es cómoda, ¿te has puesto a pensar que usamos tantas cosas en nuestra vida diaria que no son cómodas? Dale una oportunidad a la lencería, además, no tienes por qué sentirte incómoda, hay una gran variedad de modelos, telas y tallas, es cuestión de encontrar algo que te haga sentir bien.

4. No me gusta mi cuerpo. En ocasiones nos sentimos inseguras al mostrarnos en la intimidad con nuestra pareja, no necesitas un cuerpo de modelo para verte bien. Recuerda, eres bella tal y como eres, si tienes alguna preocupación con alguna parte de tu cuerpo, recuerda que hay modelos que ayudan a disimular kilos de más o esa pancita que no has podido bajar, lo más seguro es  que tu complejo esté mayormente en tu mente.

El hombre se fija en el total y no en detalles o imperfecciones, créeme él quedará fascinado de verte luciendo algo provocativo.

5. Ya no estoy como antes. ¿Y quién lo está? Si esperas a tener el cuerpo de antes, estarás dejando pasar grandes oportunidades.     

 

Celebra tu nuevo yo, elige mejor ahora que ya sabes lo que quieres y sabrás lucirlo bien, porque la belleza y sensualidad no están en el cuerpo ni en la talla, sino en la actitud y seguridad con que luces el modelo.

¿¡Que va a decir la gente!?

Bueno, al menos que lo andes publicando en las redes sociales, nadie tiene por qué saber lo que haces y usas en la intimidad, así que déjate de prejuicios y sé libre. ¡Sé tú misma!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PageLines