Ejercicios en cada etapa de la vida

by

“La disciplina es el puente que une
las metas con los logros ” – Anónimo

Las prioridades y retos cambian conforme llegamos a ser adultos y maduramos a través de nuestra vida.

Soy una mujer muy diferente a lo que era cuando tenia 20 o 30 años, y aunque siempre he llevado un entrenamiento consiente y una nutrición adecuada, mi habilidad y fuerza han ido cambiando con el paso de los años.

En tus 20’s: Haz del ejercicio un habito

Estos son años bases donde puedes establecer hábitos que se quedaran a través de toda tu vida. Es cuando comienzas tu carrera y tal vez una familia. Los requerimientos en tu tiempo son grandes y si puedes incor

porar el ejercicio como un componente consiente en tu estilo de vida, créeme que será un habito y un gusto para el resto de ella.

Recomendación:

Entrenamientos de alta intensidad, competitivos, actividades extremas, debido a que queman mas calorías. Aquí es cuando desarrollamos mejores adaptaciones cv y musculares. Las enfermedades que aquejan a nuestra sociedad como la obesidad, diabetes, hipertensión, y depresión, se presentan en un alto índice en edades avanzadas, pudiendo ser evitadas con este tipo de ejercicio a temprana edad.

Ejercicios:

Correr, box, karate, ciclismo de moñtana, fútbol, básquetbol, atletismo, actividades aeróbicas, gimnasia, ejercicio funcional, ejercicio con pesas etc.

En tus 30’s: Come más plantas

Tus 30’s son cruciales para establecer tu trayectoria hacia la salud a largo plazo. No necesitas hacerte vegetariana o vegana, pero un cambio hacia más vegetales y menos alimentos animales es un buen esfuerzo en estos años. En general esto resulta de una dieta rica en fibra, vitaminas, antioxidantes y grasas saludables para el corazón.

Cuando a rondar nuestra tercera década de vida, las cosas nunca vuelven a ser las mismas.

Parece que los 30’s son el inicio de una nueva etapa, donde las responsabilidades son mayores, aunque no las busquemos. ¿Por qué? Porque a diferencia de cuando cumplimos 20, en los 30, las preocupaciones por nuestro cuerpo y salud se convierten en pensamientos mas frecuentes.

Entre los 30 y 35 años, el cuerpo experimenta una caída de la actividad hormonal y para evitar el envejecimiento prematuro es convenient

e que, a través de la práctica del ejercicio, estimulemos este proceso hormonal.

Recomendación: Busca consumir al menos 5 vegetales cada día.

En tus 40’s: Arregla tu cabeza

Para la cuarta década ya hemos tenido el tiempo de tomar muchas buenas o malas decisiones, experimentando cantidades tremendas de gozo y perdida, y acumulando una tonelada de responsabilidad y estrés. Ha llegado el momento de encontrar una forma efectiva de sacar el estrés, resolver problemas de tu pasado y aprender a seguir adelante con una mentalidad positiva;la actividad física en esta edad es una necesidad.

A pesar de que nuestro cuerpo ya esta definido en cuestión de forma y hábitos, nunca e

s tarde para implementar los cambios necesarios que nos llevaran un bienestar general y mejor estilo de vida. Estos cambios requieren pensamientos adecuados, y un pensamiento adecuado se traduce en acciones adecuadas. Las acciones crean la conducta y a partir de ahí se forman nuevos hábitos.

Recomendación:

Trata lesiones pequeñas y persistentes con rapidez. En tus 40’s, una visita a un fisioterapeuta u ortopedista por cosas aparentemente insignificantes de lesiones de tendón y articulación, pueden significar la diferencia entre una recuperación completa o el inicio de lesiones crónicas que eventualmente hacen mas difícil o acaban con tu estilo de vida atlética.

Ejercicios. 45 a 60 min 5 veces por semana. Debemos evitar el ejercicio con impacto articular intenso, movimientos de torsión, flexiones o extensiones profundas y movimientos repetitivos por tiempo prolongado.

Entrenamiento: pesas, funcional, bicicleta, elíptica, baile de bajo impacto, balance, yoga, meditación.

En tus 50’s: Aprende a optimizar la recuperación

El ejercicio, comer, y hábitos de estilo de vida que has desarrollado, te han permitido alcanzar cierto nivel de desempeño, y de ahora en adelante, mantener esos hábitos dependerá de que tan bien te recuperas de los requerimientos de tu carga de trabajo diaria.

Enfócate en obtener al menos 8 horas de sueño cada noche, mantente bien hidratada, come alimentos ricos en nutrientes y evita el exceso de comida chatarra, y cuanto al ejercicio, aprende a escuchar tu cuerpo.

Recomendación:

El metabolismo y la capacidad máxima aeróbica tienen un declive con la edad, pero manteniéndote activo con una combinación de entrenamiento aeróbico y de fuerza, te puedes ayudar a minimizar este declive.

Ejercicios:

30 min 5 veces por semana. Gracias a diferentes tipos de deportes, se puede mantener el tono muscular, con las siguientes actividades: caminar bicicleta, aquaerobics, natación, taichí, bailar, entrenamiento funcional, entrenamiento de fuerza, yoga, balance.

Nunca es demasiado tarde para hacer cambios positivos a tu vida. Aún si has llevado un estilo de vida no saludable en el pasado, los pasos que tomes ahora mejorarán la calidad –y probablemente la cantidad– de tus años futuros. Entre más pronto comiences, ¡mejor!

Se feliz y agradece la oportunidad de despertarte a un nuevo día.
—Claudia Wilson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PageLines